No te juegues tus derechos

No te juegues tus derechos

En pleno siglo XXI seguimos necesitando de especialistas legales que nos asesoren a la hora de realizar una compraventa, constituir una sociedad o una hipoteca, realizar capitulaciones matrimoniales, o simplemente, otorgar poderes. Un mal consejo puede acarrear consecuencias que pueden ser graves para el ejercicio de un derecho.

En mi caso, he tenido a lo largo de mi vida una serie de situaciones, que, por malas decisiones propias, o por malos consejos de abogados, me he visto abocado a acudir al notario para que revisara la legalidad de documentos, o en su caso subsanase.

Uno de los casos clásicos es el de las cláusulas suelo. Sí, hoy en día no se para de hablar de ello, ya que los bancos tienen que devolver una gran cantidad de dinero a las personas con dicha cláusula.

Brevemente explicaré que la cláusula suelo es un tipo de cláusula que se firmaba en las hipotecas de interés variable. Consiste en que el interés variable está representado por un índice de referencia (normalmente el EURIBOR) sobre el que se establecía un límite, es decir el banco a pesar de que bajara el Euribor siempre cobraría un 3, 4 o 5% de interés.

Esta cláusula ha sido declarada por el Tribunal Supremo como nula por su carácter abusivo. Una reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha declarado la retroactividad de la nulidad de las clausulas suelo. Esto significa que los bancos deberán devolver todo el dinero cobrado de más desde la fecha de la firma de la hipoteca.

Busca a grandes profesionales

En mi caso, he de decir que no he tenido esta situación. Y no fue gracias a un abogado, sino a mi notario de confianza, Notaría Tarancón. En esta notaría está designada la notaria Alicia Velarde Valiente, una profesional excelente, y con un currículum excepcional. Y está ubicada en Tarrancón, Cuenca.

Gracias a Notaría Tarrancón, y a Alicia Velarde, he evitado todo el maremágnum de acudir a los juzgados para reclamar el dinero de la cláusula suelo, ya que antes de firmar me indicó que iba a firmar, me explicó las consecuencias y gracias a ella pude cambiar el método de pago de mi hipoteca, de un interés variable con cláusula suelo, a un interés fijo.

Al poco tiempo de salir a la luz el engaño de las clausulas suelo, mi madre falleció. Entonces se abrió la puerta a la posibilidad de obtener una herencia, pero hoy en día resulta muy complicado para aquellos, entre los que me incluyo sin dudarlo, que no tienen ninguna idea de Derecho, y que además no saben qué hay que hacer.

Dado que en Notaría Tarrancón me ayudaron en a evitar pasar por un sinfín de problemas en la firma de mi hipoteca, comenté a mis hermanos la posibilidad de volver a confiar en esta notaría. Sin duda fue un acierto, porque a pesar de tener una situación complicada, dado que uno de mis hermanos vivía en el extranjero, desde la notaría hicieron su trabajo perfectamente, solucionando nuestros problemas. Podemos decir que gracias a su trabajo todo fue mucho más fácil para nosotros.

En conclusión, ante la cantidad de problemas que pueden surgir hoy en día, siempre es necesario confiar un notario. En mi caso confío en Notaría Tarrancón, porque gracias a los profesionales que la componen, han hecho de mis problemas simples situaciones que se han resuelto de la mejor de las maneras.