Puedes abrir una empresa, España seguirá creciendo

Puedes abrir una empresa, España seguirá creciendo

La economía española experimentará este año y el siguiente una desaceleración paulatina y moderada de la demanda doméstica, lo que conducirá a un crecimiento del PIB un poco menor que el registrado en los dos últimos años, pero seguirá creciendo en el fondo, por lo que es un buen momento para apurarnos y abrir un negocio, si era algo que ya teníamos en mente antes. Quizás lo veamos como algo precipitado, pero lo cierto es que tenemos muchas herramientas para ayudarnos y que la aventura nos salga bien. En concreto, Gestor +, que ayuda a grandes empresas, autónomos y pymes a llevar la contabilidad de sus negocios, de forma que solamente tienen que preocuparse por llevar a cabo su trabajo, no hace falta que sepan de números.

Pues bien, como decíamos, en concreto, el informe ‘Panorama económico y sectorial 2017’ cifra en un 2,4 por ciento la previsión de crecimiento de la economía española para este año, y en un 1,9 por ciento para el siguiente, frente al 3,4 por ciento de aumento previsto para 2016. Durante los próximos ejercicios la economía española seguirá corrigiendo algunos de sus desequilibrios, como el desempleo, que se reducirá hasta niveles consistentes con una estimación de paro estructural (16 por ciento en 2018). El foco de las vulnerabilidades se centrará, en cambio, en las cuentas públicas, siendo el déficit corriente y la deuda pública los principales obstáculos para implementar medidas expansivas de demanda.

Asimismo, de este informe se desprende también que los países desarrollados pueden iniciar en este 2017 el tránsito hacia una mayor laxitud fiscal, que acompañará a la paulatina normalización de la política monetaria. Es previsible que los efectos de esta política fiscal de tipo expansiva sean asimétricos, ya que ni todos los países estarán en condiciones de implementarla ni todos se verían beneficiados al hacerlo.

Por ejemplo, la aceleración del crecimiento económico en los Estados Unidos estará unida a un repunte en las sendas de tipos de interés y a un endurecimiento de la política monetaria, que podría afectar el desempeño de las economías emergentes.

Pero en términos de evolución económica a nivel global, 2017-2018 ofrece una perspectiva de aceleración del crecimiento, aunque este continuará siendo moderado, divergente y frágil.

Riesgos globales

El informe identifica determinados riesgos globales que pueden introducir un sesgo a la baja a estas previsiones macroeconómicas. Algunos de estos riesgos tienen que ver con las consignas al proteccionismo y a la reversión de la globalización en las cadenas de producción y de valor de la nueva administración estadounidense, los problemas soberano-financieros de Europa, la debilidad estructural de los mercados emergentes, y las debilidades de los sectores residencial y financiero en China.