Los dentistas ofrecen cada vez más servicios a la población para el cuidado de su boca

Los dentistas ofrecen cada vez más servicios a la población para el cuidado de su boca

En nuestro país encontramos cada vez más clínicas de dentistas que nos ofrecen sus servicios para que tengamos nuestra boca sana y es que en muchas ocasiones, esta es una de nuestras principales cartas de presentación. Así, aunque por supuesto no es comparable, se viene haciendo desde muchos años que cuando vamos a comprar un caballo, en una de las principales cuestiones que nos fijamos es en como está su dentadura y es que esto nos puede aportar una gran cantidad de información sobre su estado de salud y cuidados. Pues, aunque como os decimos obviamente no es comparable, lo cierto es que nosotros también podemos llevarnos una mejor o peor impresión de alguien en función de como veamos que tiene la dentadura esta persona. Es por ello por lo que cada vez son más los ciudadanos que recurren al dentista de forma frecuente para hacer revisiones, solventar posibles problemas como caries o sarro o para poner implantes, entre otras cuestiones. Así a lo largo de este post os queremos acercar un poco más el trabajo de los dentistas por nuestra salud.

Como os decimos, en nuestro país cada vez contamos con más dentistas y esto es algo que, sin duda alguna, es buena señal ya que nos dice que cada vez más ciudadanos cuidamos de nuestra boca al igual que de otras partes del cuerpo. Así, una boca sana es síntoma de cuidado, de higiene, pero, sobre todo, de reconocer la importancia que tiene este hecho para nuestra salud y para nuestra vida, ya que cada diente que vayamos perdiendo es un diente que no recuperaremos, por lo que siempre debemos de cuidarlos con suma delicadeza. Además, más allá de los cuidados comunes que nos podemos hacer en los dentistas, lo cierto es que la estética dental está cada vez más en auge y, dentro de ella, estas son las técnicas más habituales.

  • Las carillas son unas finas láminas de composite o porcelana que se colocan en la cara visible del diente para mejorar aspectos como su posición, color, tamaño o forma. Por citar solamente unos ejemplos, las carillas permiten corregir unos dientes separados (diastemas), apiñados, rotos, pequeños o de color amarillento. La principal ventaja de las carillas estéticas es que el proceso desde que el paciente decide ponérselas hasta que se hacen y se colocan es rápido.
  • Blanqueamiento dental. El blanqueamiento permite aclarar el color de los dientes que han perdido su blanco natural, ya sea por el lógico paso del tiempo, el consumo de tabaco o el uso de tetraciclinas. Al igual que las carillas, el blanqueamiento también es un tratamiento con el que se obtienen resultados de manera rápida, pero, además, se consiguen unos cambios muy notables en la sonrisa.

En este sentido, el tratamiento de blanqueamiento dental habitual se lleva a cabo en un mes y consta de una sesión de lámpara de luz fría y unas férulas con gel blanqueador que el paciente se coloca cada noche en su casa (15 días antes y 15 días después de la sesión de lámpara).

  • Gingivectomía. El recontorneado estético gingival o gingivectomía es una pequeña cirugía que se lleva a cabo bajo anestesia local. Consiste en reducir la cantidad de encía para que ésta tenga un tamaño armónico y proporcionado. La operación es mínimamente invasiva y resulta muy predecible, por lo que el postoperatorio no debe presentar complicaciones.
  • Reconstrucciones dentales. Las reconstrucciones pueden llevarse a cabo por motivos de salud, es decir, debido a caries o fracturas, o por motivos estéticos. En lo que respecta a las motivaciones estéticas, la reconstrucción suele realizarse cuando se tienen dos dientes levemente separados o se quieren hacer ligeras modificaciones en la forma de una pieza dental. Para solucionar el pequeño defecto que tenga el paciente, se utiliza composite. Dado que existen distintos tipos de este material, lo más recomendado es usar un composite muy estético y de alta calidad.

Si bien todas estas prácticas son cada vez más habituales, como nos recuerdan desde el Consejo de Dentistas, siempre debemos de llevar a cabo cada una de estas técnicas bajo la supervisión de un profesional y es que a la hora de hacer cualquier tipo de intervención en la boca no podemos hacerlo nosotros mismos, sino que siempre debemos de acudir a un profesional cualificado y experto en este tipo de trabajos.

Otros tratamientos

Existen otros dos tipos de procedimientos que no pertenecen estrictamente a la especialidad de estética dental pero que también sirven para mejorar la sonrisa de la persona. Dichos tratamientos son:

  • En esta especialidad de la odontología gana cada vez más terreno lo que llamamos ortodoncia estética, que incluye todos aquellos métodos que corrigen los problemas de alineamiento y mordida de los dientes de una manera discreta. Dentro de este tipo de ortodoncia, las opciones estéticas pueden estar basadas en brackets (de zafiro o linguales Incognito) o ser sin brackets (alineadores Invisalign). En los que respecta a los brackets, los primeros se caracterizan por ser de cristal de zafiro, lo que conlleva que sean transparentes. Por su parte, los segundos se colocan en la cara interna del diente, lo que hace que sean totalmente invisibles ante los ojos de los demás. En lo que respecta a Invisalign, este sistema está basado en unos alineadores transparentes que son prácticamente imperceptibles.
  • Coronas (fundas). Las coronas o fundas se colocan en varios supuestos, por ejemplo, son necesarias cuando la persona se somete a un tratamiento de implantes y hay que sustituir el diente natural. Además, se puede colocar una corona cuando el paciente tiene su pieza dental original muy dañada o debilitada, por lo que debemos insertar una corona encima para protegerla.