La traducción jurada y su utilidad para una empresa

La traducción jurada y su utilidad para una empresa

La globalización ha provocado que las empresas tengan que abrir sus miras en el horizonte. Eso de tener clientes del mismo barrio o proveedores de la misma zona, se ha acabado. Ahora mismo contar con Internet y la apertura de las fronteras ha provocado que una empresa tenga que saber abrirse al exterior. Es importante tener negociaciones con otros países, incluso en poder pensar en lograr trabajo con otras administraciones.  Solo hay que ver que durante el tiempo de confinamiento por el coronavirus, muchas empresas españolas han podido sobrevivir gracias a lo que vendían a otros países. Y es que la exportación sigue siendo una de las riquezas nacionales, ahora que el turismo está de capa caída.

Ahora bien, en este momento es cuando hay que contar con más medios. Si tenemos que realizar envíos de documentación hay que contar con traducciones juradas. Son muchos los idiomas que se pueden traducir, por ejemplo, inglés, francés, alemán, neerlandés, noruego, italiano, rumano, ruso sueco, danés, checo, ucraniano, esloveno, croata, moldavo, bielorruso, serbio. Sin embargo, no todas las empresas saben muy bien en qué consiste este trabajo. Intentemos pues, esclarecer las dudas.

¿Quién es un traductor jurado?

Nos ponemos en contacto con La Vila Traducciones para que nos cuentan un poco más en qué consiste este trabajo. “Un traductor jurado es aquel que ha obtenido el título concedido por el Ministerio de Asuntos Exteriores; Unión Europea y Cooperación para poder realizar las traducciones e interpretaciones de una lengua extranjera al castellano y viceversa”. De esta manera, estas traducciones tendrán carácter oficial y podrán ser presentadas ante cualquier organismo judicial y administrativo. Los traductores intérpretes jurados certifican con su firma y sello la fidelidad y veracidad de los documentos traducidos.

¿Qué es una traducción jurada?

La traducción jurada es un tipo específico de traducción que está elaborada y firmada por un traductor jurado, es decir, por un traductor acreditado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. Si tu empresa necesita una traducción jurada, lo que tiene que hacer es ponerte en contacto con jurados que se encuentren acreditados debidamente.

¿Para qué necesito una traducción jurada?

Pues bien, la ley española obliga a presentar una traducción jurada para los documentos de efecto legal que no están redactados en lengua española. A modo de ejemplo, será necesario el servicio de un traductor jurado en casos particulares como: certificados de nacimiento, certificados de antecedentes penales, títulos y expedientes académicos. También será necesario el servicio de un traductor jurado en el caso de las empresas para: licitaciones públicas, escrituras notariales, contratos, estatutos de sociedad, poderes notariales, patentes, entre otros. Por lo que es muy importante contar una figura de estas características.

¿Cuándo la necesitamos legalizar?

La legalización de documentos extranjeros es obligatoria para la validación de documentos oficiales en el Estado Español. A excepción de países firmantes de convenios, tratados o acuerdos internacionales que eximan de la legalización de los documentos. Los procedimientos a seguir dependen del país de expedición de los documentos oficiales:

– País firmante del Convenio de la Haya, la Apostilla es suficiente para la legalización de documentos oficiales.

– País no firmante del Convenio de la Haya, la legalización de la documentación varía en función de otras cosas.

Ejemplos

A continuación te ponemos un listado de situaciones en las que una empresa puede necesitar de traducciones juradas.

Actas y escrituras notariales

 

  • Poderes

 

  • Contratos

 

  • Títulos y expedientes académicos

 

  • Partidas de nacimiento

 

  • Certificados de matrimonio

 

  • Antecedentes penales

 

  • Sentencias

 

  • Certificados médicos

 

  • DNI, pasaportes y libro de familia

 

  • Permisos de residencia

 

  • Otros documentos

El hecho de que en las agencias de traducción existan plantillas de trabajadores cualificados, nos va a permitir llevar a cabo no solo cualquier traducción, sino que también en cualquier circunstancia. Es por ello, que hay que ponerse en contacto con una que ofrezca un servicio de traducción jurada urgente y totalmente personalizado para cualquier caso.

Ya has visto que es vital para una empresa que quiere abrirse al extranjero tener conocimientos de idiomas y de traducciones juradas. No es la primera vez que una empresa se queda sin un contrato privado o bien con administración pública por no cumplimentar de manera correcta el papeleo. No podemos olvidarnos de que el personal que trabaja en administración, al igual que en cualquier empresa cuyo objeto social sea distinto al de la traducción, ya que, gracias a ellos, la respuesta a todos aquellos clientes que necesiten un servicio de traducción será lo más rápida y adaptada al caso y a la urgencia