SEO y SEM ¿cómo utilizarlos en mi estrategia de marketing?

SEO y SEM ¿cómo utilizarlos en mi estrategia de marketing?

Cuando hablamos de marketing online hay dos conceptos que se han posicionado como fundamentales en el área: posicionamiento SEO y SEM. Sin embargo, aún muchas empresas no están familiarizadas con estas dos herramientas ni los beneficios que le aportan a las estrategias de marketing de sus proyectos.

Por eso, nuestros amigos de DCM Web, expertos en posicionamiento y estrategias de marketing online, nos explican de que se tratan estas dos herramientas, sus diferencias y cómo podemos incluirlas en nuestra estrategia de posicionamiento.

Definición de SEO

El posicionamiento SEO (Search Engine Optimization) es un conjunto de técnicas que se aplican en una página web con el objetivo de mejorar su posición en los resultados de búsqueda a nivel orgánico. En otras palabras, se refiere al posicionamiento natural de una página web en los buscadores.

Definición de SEM

Por su parte, el concepto SEM (Search Engine Marketing) hace referencia a las prácticas que se realizan en una web para obtener la mayor visibilidad mediante campañas de publicidad en los buscadores. Es decir, son los resultados de pago del buscador, en donde el anunciante paga cada vez que un usuario hace clic en el anuncio a cambio de aparecer en las primeras posiciones de búsqueda reservadas ya para este tipo de campañas.

Diferencias entre SEO y SEM

Para entender bien las diferencias entre SEO y SEM hay que ver antes que también tienen algunos aspectos en común:

  • Tanto el SEO como el SEM tienen como objetivo conseguir visitas a una página web o tienda online procedentes de los buscadores.
  • El primer paso para trabajar tanto el SEO como el SEM es realizar un buen análisis de palabras clave y de competencia.
  • Para ambos, contar con SEMrush es fundamental ya que nos ofrecerá datos muy valiosos.

Ahora que sabemos que ambos tienen como objetivo el posicionamiento de una página web, sus diferencias están entre hacerlo de forma orgánica o a través de la publicidad.

Por ejemplo, la primera diferencia la podemos deducir de sus propias definiciones: mientras que el SEO se centra en mejorar la visibilidad a nivel orgánico o de forma natural en los resultados de búsqueda, el SEM se basa en campañas de publicidad mediante anuncios de pago en las páginas de resultados. Una muestra de esto es que en los motores de búsqueda, los resultados de pago se muestran bajo la etiqueta “Patrocinado” o “Anuncio”. En cambio, en los resultados de búsqueda orgánica no existe ninguna etiqueta y se muestran justo después de los anuncios de pago.

Otras diferencias significativas entre ambas herramientas son:

·         Visibilidad

SEO – La visibilidad es orgánica y depende del algoritmo de Google, el cual evaluará si tu contenido puede resultar más interesante a los usuarios que el del resto de webs y competidores.

SEM – La visibilidad es pagada, y funciona mediante un sistema de pujas que cambia constantemente. Así, al hacer la inversión, te aseguras que tu contenido sea una de las primeras cosas que el usuario vea al hacer una búsqueda.

·         Posición de tu contenido

SEO – Con esta herramienta no tienes garantizado aparecer entre los primeros resultados ya que no solo depende de ti. Sin embargo, una de las mayores ventajas del SEO es que, una vez se logra, es muy difícil perder dicho alcance, a no ser que Google implemente una gran actualización en su algoritmo, lo cual nunca sucede.

SEM – Aparecer entre los primero resultados depende de que continúes con la inversión, siempre que quieras aparecer en los mejores lugares de la página de resultados para que el usuario lo vea, tienes que asegurarte de pagar por ello.

·         Resultados

SEO – Estos dependen de muchísimos factores. En general, los resultados de una estrategia SEO se ven a medio o largo plazo, cuando Google ha valorado el trabajo continuo y cómo los usuarios interactúan con tu web.

SEM – Son inmediatos siempre que inviertas.

·         Coste

SEO – Aquí inviertes en el trabajo de optimización desarrollado por los profesionales de tu equipo de marketing. Este representa un gasto fijo y continuo por sus conocimientos de la estructura web, el algoritmo de Google y de generación de contenidos que ayuden a posicionar la página.

SEM – Si optas por esta modalidad no solo tienes que pagarle al profesional que se encargará de gestionar y optimizar las campañas. También tendrás que invertir una cantidad de dinero para que tu contenido llegue a usuarios interesados en ello. En SEO no pagas por los usuarios que entren en tu página, pero con el SEM sí.

·         Contenido

SEO – Tiene que ser de calidad, pero también en cantidad, de forma que tus posibilidades de posicionamiento. Incluso, recuerda que si haces cosas poco honestas, como copiar textos o utilizar demasiadas palabras clave, Google podría penalizarte y lograr el efecto contrario.

SEM – Los esfuerzos van orientados a incitar a la acción, al clic. Para ello, los profesionales prueban decenas de combinaciones de textos para comprobar cuál es el que mejor funciona. También es muy importante la página a la que se dirija, y que tenga relación con el texto y lo que el usuario quiere.

SEO o SEM ¿Cuál aplico dentro de mi empresa?

Esta pregunta es muy común, sin embargo, no existe una respuesta concreta que sirva para todos los casos. Se tiene que evaluar la página web, su presupuesto y necesidades para escoger la estrategia que mejor se adapte a ellos y que pueda prometer los mejores resultados.

Por ejemplo, al igual que sucede con el coste o el precio del SEO o el SEM, el tiempo juega un papel decisivo cuando hablamos de resultados.

Si buscas resultados inmediatos o a corto plazo, no hay duda que una campaña SEM puede ayudarte mejor a darle un impulso a las ventas de tu negocio; ya que garantiza que tu web aparezca en los primeros resultados de búsqueda de manera casi inmediata.

Por otro lado, si optamos por estrategias de SEO es diferente, no seremos capaces de conseguir buenos resultados en menos de seis meses. Por mucho que publiques contenido de manera frecuente, tu web proporcione una buena experiencia de usuario y esté bien optimizada a nivel técnico tienes que dejar pasar tiempo para que Google la conozca y la empiece a posicionar.

Sin embargo, una vez lo logres te asegurará mantenerte en los primeros puestos de los buscadores sin tener que perpetuar una inversión como en el caso del SEM.

Así, no hay forma de decir que una sea mejor que la otra, esto depende de lo que le sirve a cada caso en particular. El SEO requiere un trabajo que ofrece resultados a medio plazo, pero que se mantendrán en el tiempo. Mientras que el SEM, permite conseguir visibilidad en muy poco tiempo, siempre enfrentando el inconveniente de que esos resultados desaparecerán de los primeros puestos en el momento que se deje de pagar la campaña de anuncios.

Para lograr el posicionamiento que tanto buscamos, más bien, lo más recomendable es combinar las dos opciones. Puedes realizar una serie de campañas SEM mientras el trabajo SEO va logrando objetivos y resultados, de forma que comiences a tener visibilidad en Google.

¿Puedo prescindir del SEO y centrarme solo en el SEM?

Si tienes el suficiente presupuesto para invertir en una buena estrategia de SEM de forma constante y después de leer que el SEO tarda en dar resultados, de seguro pensarás reemplazarla por el SEM. Pero, aunque veas el SEM como un buen sustituto del SEO, en ningún caso debes prescindir del posicionamiento orgánico de tu web.

Piensa en que las condiciones de la plataforma de los anunciantes pueden cambiar de un momento a otro y tu negocio puede verse realmente afectado. O incluso si tu presupuesto baja o tienes que dejar de hacer campañas de SEM tu web terminará desapareciendo por completo de los resultados de búsqueda.

Nuestro consejo es que nunca debes olvidarte de la importancia del posicionamiento natural de tu web. Incluso, con las sugerencias de palabras clave o contenido, los análisis del SEO o la utilización del asistente virtual, todo te resultará mucho más fácil de lo que pensabas.

¿Cómo combinar tu estrategia de SEO y SEM?

Cuando acabas de montar tu propio negocio es importante que pongas tu estrategia SEO en marcha cuanto antes, ya que cuanto más tardes en hacerlo, más se demorarán los resultados.

Dichas estrategias pueden combinarse con una estrategia SEM, para aparecer en los buscadores mientras el SEO hace lo suyo con el tiempo.

Una vez que tu web empiece a posicionarse y a ganar visibilidad en las SERPs de Google, podrás dejar de invertir en campañas SEM fijas y utilizarlas solo como mantenimiento.

En conclusión, el SEO y el SEM son dos estrategias de marketing online muy diferentes, pero que utilizándolas de manera conjunta te ayudarán a optimizar al máximo tus resultados.

Nunca olvides que estos dos no son sustitutivos y ninguna de estas dos estrategias son prescindibles. Usa el SEM para conseguir buenos resultados a corto plazo, pero no dejes de apostar por los resultados más definitivos y con menos costes del SEO.