Entre disfraces y juegos: el trabajo del monitor de ocio y tiempo libre

Entre disfraces y juegos: el trabajo del monitor de ocio y tiempo libre

El verano se acerca, y esto no solo aumenta las ganas de los niños (y los no tan niños) por disfrutar de actividades con los amigos, salir en grupo a la montaña, quedar en el parque de en frente de casa o ir de acampada; si no también las oportunidades de trabajo para los monitores de ocio y tiempo libre. Esto, para evitar que terminen jugando a lo mismo de siempre y más bien, se aproveche el tiempo de disfrute para el desarrollo de habilidades de comunicación, trabajo en grupo y formación.

El monitor de ocio y tiempo libre

El trabajo de monitor de tiempo libre implica trabajar con jóvenes y niños, aunque a veces también se te puede contratar para animar eventos de adultos.  Se trata de realizar actividades de animación, ocio y socioeducativas durante un determinado evento, el cual se puede tratar de un campamento de verano, un albergue de juventud, granjas-escuelas, colonias infantiles y juveniles, en actividades extraescolares, en hoteles como animador, cumpleaños, etc.

Dicen que ser monitor de ocio y tiempo libre es uno de los empleos más satisfactorios y felices que existen. Por esto, y un conjunto de factores muy interesantes, es uno de los trabajos líderes entre muchos jóvenes y no tan jóvenes que buscan oportunidades laborales en campamentos, hoteles, albergues, parques de aventura y otros muchos lugares.

Normalmente, este tipo de trabajo, lo podemos encontrar durante todo el año, en especial en los fines de semana; y además cuenta con mayor demanda de personal en la época estival o de vacaciones escolares, por lo que ofrece estabilidad durante todo el año.

Además, en la mayoría de las ocasiones, este tipo de trabajo nos permite estar en pleno contacto con la naturaleza, el deporte, las personas, la actividad, lo que nos aporta beneficios de salud y a nivel social, mientras  ganamos un sueldo por ello.

Las funciones del monitor de ocio: planificación y disfrute

El trabajo del monitor de ocio no se trata solo de aparecer en el evento y proporcionar un momento de diversión improvisado, como de repente muchos pueden creer. En verdad, detrás de ese momento de entretenimiento en grupo, existe un minucioso trabajo de planificación que implica:

  • Programar actividades y metodología de trabajo.
  • Conocer el ambiente en el que se llevará a cabo la recreación, así como el entorno y los participantes. Por ejemplo, no será lo mismo tener a un grupo de adolescentes que a un grupo de infantil; al igual que será muy distinto el ambiente en el que se desarrollará la actividad programada.
  • Realizar un “análisis de la realidad”, en donde se detectarán de necesidades del grupo para así, poder actuar como canal receptivo de demandas.
  • Saber crear el ambiente adecuado para fomentar la participación en un clima positivo y distendido.
  • Conocer los recursos disponibles a utilizar en las distintas acciones (materiales, técnicos o bien personales) y que impliquen la consecución de objetivos:
    • Asambleas de coordinación, seguimiento y valoración.
    • Diseño y ejecución de las evaluaciones.
  • Diseñar, llevar a cabo y evaluar todas y cada una de las actividades programadas.

 

Luego, al momento del evento, el monitor está disfrutando de su propia actividad en grupo mientras:

 

  • Potencia y motiva a los asistentes para que trabajen en grupo, colaboren los unos con los otros y lleguen a acuerdos provechosos.
  • Promueve las potencialidades de cada miembro del grupo.
  • Estimula la creatividad.
  • Aconseja, orienta, recomienda, inspecciona, amolda, reconduce, y normalmente esta alarma tanto del equipo de trabajo, como de la actividad y esencialmente de las personas que gozan de la actividad.
  • Transmite optimismo y motivación.
  • Facilita las relaciones interpersonales, fortalece la comunicación y crea un tiempo positivo en el conjunto.
  • Promueve la inventiva y la autogestión del conjunto
  • Favorece el disfrute y un entorno relajado y afable.
  • Actúa en la resolución de problemas.

 

Habilidades del Monitor de ocio y tiempo libre: positivismo y dinamización

Para ser un buen monitor de ocio y tiempo libre debemos conocer a los participantes, saber qué queremos lograr, estar motivados e ilusionados, y tener peculiaridades personales convenientes:

 Habilidades sociales y de comunicación.

  • Capacidad para expresar ideas.
  • Capacidad de percibir.
  • Expresar de forma positiva emociones y sentimientos.
  • Encarar y solucionar enfrentamientos interpersonales.
  • Encarar las críticas.

Habilidades relacionadas con la dinamización y la inventiva:

  • Capacidad para motivar y animar al conjunto.
  • Contar con de una extensa gama de técnicas, juegos y actividades.
  • Capacidad de planificación y de improvisación
  • Capacidad de propiciar el trabajo en grupo.  El trabajo del monitor también busca  sensibilizar y motivar a las personas a que se organicen en equipos, ayudando a elaborar objetivos en conjunto y facilitar su integración dentro de su contexto social.
  • Estrategias de dinamización con las que se trate de dotar de recursos, estimular o bien, en último caso, entretener a todo el conjunto.

Habilidades de formación:

Por otro lado, un monitor de tiempo libre a parte de ser un animador, muchas veces es un educador; por lo que desde esta perspectiva, también debería contar con habilidades como:

  • Proceso formativo de la mejora.
  • Tarea personalizada y colectiva.
  • Aportación para un desarrollo social global.

Además, no podemos dejar de lado las particularidades de la personalidad del monitor para realizar su trabajo con éxito. Este debe ser extrovertido, abierto, tener donde gente y estar abocados al trato del público. Las diferentes actividades que pueden realizar muchas veces les exigen ser creativos, irreverentes, experimentar con la improvisación y actuar.

Incluso, Disfrazarte, distribuidores especialistas en disfraces para todas las edades y ocasiones, te recuerdan que muchas veces podrías terminar personificando a otros; convirtiéndote desde un payaso hasta a un superhéroe, dependiendo de las necesidades del grupo. Por lo que deberás estar dispuesto a aprender sobre personificación, maquillaje y un poco de costura, incluso.

Trabajo como monitor de tiempo libre

Para desarrollarte en este campo de trabajo es necesario tener una acreditación, como por ejemplo el Certificado de Profesionalidad en Dinamización de actividades de tiempo libre educativo infantil y juvenil.

Dicha formación está acreditada por el Servicio de Empleo Público Estatal; tiene una duración de 310 horas, de las cuales 160 son prácticas profesionales de empresa; y se realiza en modalidad semipresencial.

Luego de estar acreditado para desempeñar esta labor, llegó la hora de buscar tu primer trabajo entreteniendo a niños y no tan niños. Para esto, existen numerosas agencias de empleo que se dedican exclusivamente a buscar trabajos temporales y estivales en campamentos de verano, hoteles o parques de aventura entre otros, como pueden ser las ETTs, las cuales pueden ayudarte a conseguir tu primera oportunidad.

Por otro lado, también puedes dirigirte directamente al campamento, hotel o parque de aventura en concreto, siempre que se encuentren en la búsqueda de personal, y proponer tu candidatura, ya sea mediante correo electrónico o en persona.

Otra buena opción es acudir a los ayuntamientos y centros de juventud próximos para ofrecerles tu curriculum y hacerles saber que estás interesados en participar como monitor en futuras convocatorias. Recuerda que muchos ayuntamientos cuentan con sus propios campamentos de verano y por ende, con su propia bolsa de empleo.

De todas formas, si también quieres apoyarte en los anuncios en la prensa o en los diferentes buscadores de empleo (como Indeed, Mil Anuncios, etc), te darás cuenta que hay cientos de oportunidades en el mercado a las que aplicar con solo un clic.