El plástico, uno de los productos con más salida en nuestro país

El plástico, uno de los productos con más salida en nuestro país

El plástico es uno de los productos que más tenemos integrados en nuestro día a día y es que prácticamente todo aquello que compramos a lo largo de nuestras jornadas lleva este elemento presente de una u otra forma. Un producto que, aunque poco a poco se busque reducir su presencia, la realidad es que nos es bastante útil y no solo eso, sino que también, si lo sabemos usar, lo cierto es que nos puede ofrecer un sinfín de ventajas. Y es que si bien es cierto que prácticamente todo en nuestra vida gira en torno a este material y que debemos de limitar su presencia en algunos casos, también es igualmente cierto que en otros muchos sectores y en otras muchas utilidades, su uso está más que extendido y popularizado por ser la opción más cómoda y más demandada, no solo por costes, sino que también por su maleabilidad y los cientos de posibilidades que nos ofrece. Por todo ello, a lo largo de este post os queremos enseñar algunas de las múltiples salidas que tiene este producto en nuestro día a día y cuales son las funciones que hace.

Tal y como os hemos adelantado, en muchos casos, la tendencia actual se limita a intentar reducir el consumo de plásticos y es que sus residuos tardan demasiados años en descomponerse, por lo que resultan perjudiciales para el planeta, sin embargo, esto se debe a que, en la inmensa mayoría de los casos, no se trata el producto como debería de haber sido tratado y, por tanto, no se le puede dar una segunda vida. Un ejemplo de esta política actual la encontramos en la Generalitat de Cataluña, la cual reducirá el consumo de envases y productos de plástico en sus departamentos. De esta forma, el gobierno catalán prevé reducir la utilización de envases y productos de plástico de un solo uso, tales como, cubiertos, platos, vasos, tazas, pajas de bebidas, palillos para remover bebidas y bastoncillos de globo, en todos sus departamentos y organismos, así como también en los actos que organizan.

Esta medida, más allá de que sea efectiva o no, resulta polémica y es que, si bien es cierto que este tipo de productos tardan en descomponerse, igualmente cierto es que podemos darles una segunda vida. Esto es algo que está en nuestras manos y que debe de partir de nuestra concienciación con el reciclaje. Si todos los ciudadanos tuviéramos una mentalidad más ecológica y sostenible, podríamos llegar a ser capaces de reciclar desde botellas a gran parte de las carrocerías de nuestros coches y es que todas ellas están formadas, en mayor o menor medida, por plástico. Por ello, en esta línea trabajan ya, hoy en día, muchas de las empresas que se dedican al plástico en nuestro país. Una de las más recomendadas, tanto por nosotros, como por la sociedad en general, es Pérez Linares y es que esta compañía tiene un gran compromiso con la sostenibilidad y con el medio ambiente, de tal forma que todos sus productos están creados para poder ser reciclados fácilmente al final de su vida útil, lo que, sin duda alguna, supone un gran avance en los procesos productivos de este sector.

Un sector que cuenta con una gran salida en nuestro país y es que más allá de polémicas, la realidad es que, como os hemos dicho, gran parte de las carrocerías de nuestros coches están hechas con plástico, así como también la inmensa mayoría de los recipientes que recubren los alimentos que compramos cada día en el supermercado o, sin ir más lejos, los bolígrafos que usamos en las escuelas y en los trabajos. Así es que este es un producto que cuenta con un gran futuro entre nosotros, aunque bien es cierto que debemos de tomar medidas, como las que toma Pérez Linares, para que el impacto sobre el medio ambiente sea el menor posible.

¿Dónde podemos encontrar plástico de forma habitual?

Más allá de los ejemplos que os hemos ido mencionando a lo largo del post, lo cierto es que también nos podemos encontrar plástico en muchas de nuestras prendas de vestir y es que su maleabilidad es tal, que nos permite poder ser usado para la confección de prendas. Además, otro de los lugares habituales en los que el plástico está presente es en los barcos que surcan nuestros mares y es que su peso también juega un punto a favor para ser instalado en las embarcaciones, ya sea como elemento de decoración o como parte indispensable de la estructura de flotabilidad.