El mejor producto para conseguir el mejor aislamiento

El mejor producto para conseguir el mejor aislamiento

La compra venta de viviendas en nuestro país, según los últimos datos estadísticos se sitúa al alza, el número de compraventas de viviendas realizadas alcanzan datos que no se conocían desde el año 2008. En el caso de compraventa de viviendas nuevas una nueva normativa marcará un gran reto al sector de la construcción, ya que a partir del 31 de diciembre de 2020 todos los edificios de nueva construcción deberán ser edificios de consumo de energía casi nulo, llamados NZEB (Nearly Zero Energy Buildings), esto supone una apuesta firme por la sostenibilidad energética.

Se estima que las ventanas es el lugar de la casa por donde se pierde la mayor parte del calor de una vivienda, según la Secretaría General de la Energía un buen aislamiento podría disminuir entre un 25% y un 50% la pérdida de calor o de la energía. Replus es una fábrica de ventanas y perfiles de PVC, comprometida a conseguir el mayor aislamiento térmico en las ventanas que fabrica y, de esta manera, reducir al máximo el consumo energético, lo que la ha convertido en un referente y líder del sector del cerramiento arquitectónico en España, en el que sigue evolucionando, innovando y mejorando sus productos. Cuenta, además, con el marcado CE propio y cumple con el Código Técnico de la Edificación español, siendo además poseedora de dos certificados Passivhaus, lo que la convierte en una de las pocas empresas que cuenta con ventanas certificadas de este tipo. La palabra Passivhaus, proviene del alemán y significa casa pasiva, se refiere a construcciones que cuenten con un buen aislamiento térmico, un riguroso control de infiltraciones y el aprovechamiento de la energía del sol para reducir el consumo energético, por ello las ventanas deben cumplir los siguientes requisitos:

  • Deberán contar con un marco con un gran poder de aislamiento, lo cual se consigue mediante el empleo de cámaras de perfil, como mínimo deberán ser cinco, y tener en cuenta su anchura. Se deberá tener en cuenta que el sellado entre el marco y el cristal esté convenientemente ejecutado y que sea eficiente colocando un separador de baja conductividad, generalmente de material plástico.
  • Dobles juntas de estanqueidad con el fin de prevenir que se puedan filtrar gotas de agua ante grandes precipitaciones de lluvia.
  • La instalación sobre el cerramiento de fachada se optimiza y se cuida al detalle para minimizar el posible puente térmico, incluyendo el sellado entre el marco y la fachada.
  • El acristalamiento debe estar compuesto por al menos dos vidrios, en Centroeuropa por sus condiciones climáticas debe contener un triple vidrio, siendo esta la mejor opción. Los separadores entre los vidrios serán térmicos de alta calidad. En las ventanas convencionales se crea un puente térmico ineficaz por la utilización de materiales como el aluminio o el acero inoxidable.
  • Los vidrios deben captar el calor del interior de la vivienda en el invierno y mantenerlo en el exterior en el verano.
  • Las cámaras de aire de estas ventanas de altas prestaciones se rellenan de forma habitual con un gas noble como el argón, un gas inerte de elevado peso molecular, o con el kriptón, puesto que reducen más la permeabilidad térmica que el aire común.

¿Qué otros elementos influyen a la hora de escoger una u otra ventana?

No solo son fundamentales los puntos que hemos ido mencionando a lo largo del post, sino que también es importante tener en cuenta las condiciones climáticas del lugar, por lo que se estudiará con detalle donde se ubicarán y cómo será la orientación geográfica de las ventanas para intentar ganar aportación de luz y calor a la edificación en invierno, al mismo tiempo que se intentará evitar el excesivo sobrecalentamiento en verano.  Esto se consigue valorando los siguientes aspectos:

  • En climas fríos, será necesario orientar la mayor parte del acristalamiento posible hacia el sur con el fin de recibir la mayor cantidad de calor posible y reducir los acristalamientos orientados a las zonas norte, este y oeste, dejándolos única y exclusivamente para una iluminación natural.
  • En climas calurosos, al contrario, es preferible la instalación de la mayor parte del acristalamiento orientado al norte, con la colocación de sistemas de sombreado y protección tales como toldos, persianas, arbolado, etc., en los acristalamientos que estén orientados hacia el sur.