8 beneficios para una empresa de incorporar a un alumno en prácticas

Incorporar alumnos en prácticas en una empresa ofrece diversos beneficios para las empresas. Por supuesto, también requiere dedicación al tener que formar al estudiante. Pero acoger a alumnos en prácticas aporta multitud de ventajas y en este artículo vamos a conocer los 8 beneficios más importantes.

  1. Captación de nuevos trabajadores

Una de las principales ventajas que ofrece la incorporación de alumnos en prácticas en una empresa es que puede ser un interesante método de captación de trabajadores. Porque durante el proceso de formación la compañía explicará el método de trabajo, el alumno adquirirá experiencia y también durante el periodo la compañía podrá comprobar las capacidades y habilidades del estudiante. Es decir, tras el proceso de prácticas si la empresa tiene una vacante puede optar por contratar al estudiante. Y de esta manera conocerá al trabajador y no tendrá que destinar tiempo a formar a nuevos empleados.

Y que la contratación de alumnos en prácticas es una interesante fórmula de captación se explica en las cifras. Porque el 31% de los estudiantes que realizan prácticas en empresas consiguen un puesto de trabajo, tal y como publica el periódico La Verdad en un artículo que puedes leerlo completo pinchando aquí.

  1. Incremento de la productividad

Otra ventaja de la incorporación de alumnos en prácticas es que se aprecia un incremento de la productividad. Esto se debe a diferentes motivos como que los alumnos pueden reducir la carga de trabajo de otros empleados o que los estudiantes pueden acercar las nuevas técnicas del sector o recomendar aplicaciones informáticas interesantes.

  1. Reducción de la carga de trabajo

Al acoger a un estudiante en prácticas hay que destinar bastante tiempo de formación. Se le debe explicar los procedimientos de la compañía, las tareas que tendrá que realizar, los programas que deberá utilizar… También habrá que revisar su trabajo, corregir sus errores e indicárselos para que pueda mejorar y sobre todo aprender.

No obstante, pasado el tiempo de adaptación los estudiantes en prácticas pueden ayudar a reducir la carga de trabajo. Porque podrán hacer tareas necesarias para la compañía de manera autónoma o labores bajo la supervisión de un empleado que seguro que le ayudará en su propio trabajo y le ahorrará algo de tiempo.

  1. Sin alta en la Seguridad Social

La mayoría de programas de prácticas no implican tener que dar de alta a los estudiantes en la Seguridad Social, por lo que el coste para la empresa es mínimo. En algunos casos las empresas ofrecen una pequeña ayuda al transporte o una compensación económica que suele rondar los 300 o 400 euros, pero esto depende del programa de prácticas al que se adquiera la empresa, los estudios que esté cursando el becario, la jornada laboral y la entidad académica en la que está recibiendo la formación.

“Para favorecer que las empresas acojan a nuestros alumnos las compañías interesadas en incorporar a nuestros estudiantes nuestro programa es a coste cero y sin alta en la Seguridad Social para la realización de prácticas no laborables”, explican desde Grupo Tecno Inte, centro de formación en Tenerife sur.

  1. Conocer los nuevos programas académicos

Al incorporar estudiantes en prácticas la empresa podrá conocer de primera mano los programas académicos actuales. Es decir, conocerán lo que los estudiantes de su sector están aprendiendo en las aulas, las nuevas tecnologías que acercan los profesores o las formas de trabajo que recomiendan los docentes.

Y esta cuestión puede suponer una renovación de la compañía. Porque a veces las empresas se quedan atrás por falta de formación y actualización.

  1. Establecer contacto directo con la comunidad educativa

Otro beneficio para la empresa es el contacto que se establece con la comunidad educativa. Y es que las compañías suelen tener contacto directo con los centros educativos, los tutores de los alumnos o los profesores encargados de la asignatura de prácticas.

Un contacto que puede ser positivo para la empresa al conocer de primera mano la situación de la formación de su sector y socializar con otros profesionales. Además este contacto puede también repercutir al ganar mayor visibilidad porque puede que desde el centro anuncien la empresa como colaboradora o incluso llamen a especialistas de la compañía para dar ponencias o talleres en el centro.

  1. Interesante intercambio generacional

La mayoría de estudiantes y alumnos suelen tener una edad joven y pertenecer a una generación diferente que la mayoría de empleados de las compañías que los acogen. Y por eso puede ser un interesante intercambio generacional.

El alumno aprenderá la forma de trabajo en la compañía y conocerá las opiniones de sus compañeros a través de la experiencia. Pero la empresa también podrá descubrir una nueva visión gracias a la edad y experiencia del propio estudiante. Y es que la diferencia de opiniones y pensamientos entre diferentes generaciones es abismal y siempre viene bien conocer la visión de otras personas.

Por ejemplo, los jóvenes suelen tener la tecnología mucho más presente que los adultos de mediana edad. Por lo que suelen apostar más por la digitalización o dar más importancia a las redes sociales que personas de la generación ‘baby boomer’ o ‘X’. Y por ello los jóvenes de prácticas pueden ayudar en estos aspectos a la compañía.

  1. Mejora de la reputación

Y el último beneficio que aporta a una empresa incorporar un alumno en prácticas es que mejora la reputación de la compañía. Porque apostar por los jóvenes, ayudarles con su formación y favorecer su incorporación al mercado laboral  transmite una imagen positiva de cualquier empresa o negocio. Por supuesto, siempre y cuando se haga uso de los programas de prácticas de manera correcta.

Estos son los principales beneficios que aporta acoger a estudiantes en prácticas. Por lo que si tienes una empresa o negocio y estás pensando en incorporar a jóvenes estudiantes te recomendamos que valores estas ventajas para tomar la decisión. Además, siempre puedes probar con un alumno y continuar si la experiencia es positiva para tu compañía.

Compartir:

Mas artículos

Artículos relacionados