El servicio de limusinas no siempre es bueno que sea barato

El servicio de limusinas no siempre es bueno que sea barato

Cuando estamos buscando una limusina solemos buscar que sea buena, bonita y barata, el caso es que hay que mirar bastante bien, pues pueden darse casos en los que sean baratas, pero esos euros que nos ahorramos pueden volverse en nuestra contra.

Desde alquilerlimusinasbilbao nos aseguran que en estos años que llevan en el mercado, han visto a muchos clientes que les han llegado con diferentes problemas, en especial por haber acudido a las denominadas piratas, que no tienen garantía alguna de resultados.

Conscientes del problema, pensamos que puede ser de gran interés saber lo que tenemos que tener en cuenta a la hora de contratar una:

La contratación de la limusina.

Muchas personas no saben cuánto más o menos cuesta alquilar una limusina y cuando consultan los precios que hay en las redes, suelen ver como existen todo tipo de empresas y tarifas de lo más variado.

Hay que tener muy en cuenta que para que una empresa sea realmente legal, deben cumplirse una serie de medidas a nivel legal y de seguridad que sean garantía de que el transporte se hará en perfectas condiciones y todos estos temas burocráticos suelen costar dinero.

Si estás ante tarifas de lo más dispares entre empresas que proporcionan un mismo servicio, lo mejor va a ser que te preguntes las razones de este tipo de diferencias. Puede ocurrir que la que ofrezca el precio de limusina más reducido cometa alguna clase de infracción a nivel legal que pueda ocasionar problemas o poner en riesgo tu fiesta o evento.

Necesario que tenga la tarjeta de transporte VTC

Una tarjeta que es vital cuando se trata del transporte de pasajeros y que para contar con ella hay que pagar un determinado impuesto. Existen muchas empresas de las llamadas económicas que ofertan tours y actividades con limusinas y no tienen la VTC. Esto hace que corramos el riesgo de que nos pueda parar la policía o guardia civil y que se llegue a detener el vehículo.

Los chóferes trabajen en dinero B

Este es otro problema que suele hacer que los costes sean más baratos y no es otro que el que los conductores no estén dados de alta en la Seguridad Social. Aquí puede pasar que en caso de que se produzca un accidente o colisión, el conductor no va a poder hacer frente a lo que ocurran, pues no podrá demostrar que es el conductor de la limusina.

Circular sin seguro

A veces, por ahorrar el dinero que cuesta al año el seguro, lo que hacen las empresas es no contratarlo. Un riesgo ciertamente elevado, puesto que se termina poniendo en peligro a los pasajeros y resto de personas que van por la vía.

Limusina antigua

Otro problema es que la empresa de alquiler de limusinas por la que te decantes lo que quieran es sacar máximo provecho al vehículo.

Todo esto puede ocasionar algunos riesgos, puesto que los coches con ya unos años pueden dar un mayor número de problemas. Crecen los riesgos de poder tener alguna clase de avería mientras se produzca la celebración o que cuando se entre al interior no sea tan espectacular ni tan cuidado como se imaginaba por fuera.

La mejor solución es contratar una limusina en una empresa seria de verdad

Todos estos son motivos por los que creemos que lo mejor es optar por empresas serias de limusinas y no ir buscando ganas o empresas poco serias. Hay que ofrecer buenos precios, pero sin menoscabo de buenos modelos, cumplir con la legalidad y que el profesional que las lleve tenga todo en regla.

Los vehículos de este tipo tienen que mantenerse en el mejor de los cuidados, con los interiores impolutos y un exterior bello y que llame la atención, pues al final es una de las principales razones por las que se acude a ellas.

Para no equivocarse en estas compras, creemos que os hemos dado buenas razones para que sea realmente complicado equivocarse a la hora de elegir una.

A menudo las limusinas más famosas o que más se alquilan son las que provienen del otro lado del charco, que suelen ser de mantenimientos ciertamente complicado, por no hablar de la carestía de las piezas.

Una buena limusina de este tipo cuesta bastante mantenerla, por lo que se comprende el que los precios de los alquileres no sean precisamente baratos, pues es necesario hacer una gran inversión de primeras y luego unos mantenimientos que no se rigen por los precios normales de los estándares europeos. Tenlo en cuenta y la mejor de las suertes con la elección.