5 motivos para redactar un testamento 

5 motivos para redactar un testamento 

Un testamento es la declaración de las últimas voluntades de una persona, en la que se disponen los bienes y asuntos que atañen después de su muerte, tal y como define la  Real Academia Española

Esta definición todos la conocemos, sabemos a grandes rasgos lo que es un testamento y para qué sirve. Sin embargo, no somos conocedores de la importancia que tiene la redacción de un testamento. Es muy importante hacerlo por muchos motivos, pero especialmente porque si no hay testamento en el caso de muerte la ley decidirá el destino de nuestros bienes, que puede ser muy diferente al de nuestros deseos. Pero en este artículo vamos a descubrir hasta 5 motivos por lo que deberías redactar un testamento. 

Además, hay que añadir que la redacción de un testamento es un proceso bastante sencillo. “Hacer un testamento es un proceso fácil, pero también económico y permite a las personas disfrutar de tranquilidad al saber que tras su falta se cumplirán todos sus deseos y se repartirán sus bienes tal y como había dispuesto en vida”, explican desde Bufete  Albanés & Asociados Abogados, que entre sus servicios de derecho civil se encuentra la redacción de testamentos. 

  1. Sirve para cumplir las voluntades 

Por supuesto, un testamento sirve para cumplir las voluntades de la persona, se pueden ordenar sus deseos y facilita la transmisión de bienes e inmuebles tras su muerte. Reduciendo considerablemente los problemas comunes que suelen tener los familiares tras la muerte de un miembro de la familia. 

También reduce considerablemente las trifulcas familiares tras la muerte de un familiar relativas con la herencia, ya que se van a cumplir las voluntades del fallecido, no importa su opinión ni lo mal que esté hecha la ley. 

  1. Si no hay testamento la ley designa los herederos 

Quizá la mayor ventaja que ofrecen los testamentos es que si no se elabora tras la muerte la ley designa a los herederos. Y estos pueden ser muy diferentes a los que realmente quiere transmitir su legado una persona. De esta forma, se puede premiar a personas que aunque no sean herederos forzosos se quiera recompensar su actitud en vida, ya sea un sobrino, un primo o un amigo.

  1. No solo puedes nombrar herederos, también repartir los bienes

También hay que indicar que en el testamento no solo se pueden nombrar los herederos, también se pueden repartir los bienes. Por ejemplo, si tienes tres hijos y dos de ellos disponen de casa propia y uno vive de alquiler puedes optar por dejar ese bien material al hijo sin casa y premiar al resto de hijos con otro tipo de legado como la casa en la playa. 

  1. Se puede desheredar a un heredero forzoso 

Antes hablábamos de que se pueden designar a los herederos en el testamento, pero también hay que indicar que la ley establece herederos forzosos que tienen derecho a heredar una parte de la herencia o del legado. Pero se puede desheredar a uno de estos herederos con un testamento. Y se debe desheredar en base a unos motivos, desde casos extremos como haber sido condenado por atentar contra nuestra vida o haber amenazado. Pero en los últimos años se están admitiendo como causa legal el abandono o no haber visitado a la persona en vida durante años. 

Pongamos un ejemplo de que un anciano tiene 3 hijos, pero no se habla con uno de ellos porque durante sus últimos años se ha desentendido totalmente, mientras el resto de sus hijos han estado apoyándole y cuidándole cuando más lo necesitaba. Pues puede que no quiera dejar nada a ese hijo o al menos no lo mismo que al resto, pues en el testamento se puede reflejar esa voluntad y hacer el reparto. E incluso como hemos visto se le puede desheredar totalmente, ya que las resoluciones judiciales están aceptando este tipo de motivos. 

  1. Se puede modificar el testamento 

Y por último, es necesario indicar que el testamento se puede modificar tantas veces como se quiera, pero habrá que validar ante notario los cambios para que disponga de valor legal. Y el testamento vigente será el último redactado. 

En definitiva, redactar un testamento es importante para saber que tras la muerte se cumplirán los últimos deseos y voluntades, así como para facilitar el proceso de herencia a los familiares y allegados. Y como hemos comentado es un proceso bastante sencillo, rápido y económico. Por lo que todo son ventajas disponer de un testamento.