El vending sigue vivo

El vending sigue vivo

Hay algunos negocios que nunca mueren, sino que se transforman y siguen funcionando de una manera diferente, pero manteniendo intacta la esencia que les define. Uno de esos negocios es el vending, que a pesar de los años sigue consistiendo en la distribución de productos a través de máquinas expendedoras.

Pero los tiempos cambian, y si antes las máquinas de vending sólo ofrecían cafés y snacks, ahora existe una gran cantidad de productos que se pueden poner a disposición del cliente. No hace mucho salía en las noticias que varias carnicerías de Oviedo habían instalado máquinas de vending en las que se vendían cachopos.

Y es normal que conforme pasa el tiempo los contenidos se adapten a las necesidades de los clientes. Actualmente existe una gran diversidad de máquinas de vending, y todavía existe mercado para este negocio, ya que cuando no hay nada abierto siempre se puede recurrir a una de estas máquinas.

Hoy vamos a hablaros sobre las modalidades de máquinas de vending que existen en la actualidad, así como de los productos más solicitados, con el fin de que que puedas valorar la idea de cambiar tu estrategia si tienes una empresa y dispones de estas máquinas, o si estás pensando en poner una en tu negocio.

Las modalidades de venta

Existen dos maneras de instalar máquinas de vending en un negocio, la primera es contratando a una empresa que la instale acordando unos precios y comisiones, y la otra es comprándola y poniendo tu mismo los productos que desees a la venta. Esta última opción es utilizada por algunos comercios como farmacias, que utilizan el vending público para vender bienes de primera necesidad las 24 horas del día.

Este tipo de dispensadores farmacéuticos son vendidos por empresas como Expofarm, una empresa especialista en aportar soluciones tecnológicas a las farmacias, con más de 35 años de experiencia. Las máquinas de vending te permitirán llevar un control de las ventas en todo momento, lo que te permitirá adaptar los productos a la demanda.

Otro tipo de vending que suele tener mucho éxito es el vending cautivo, habitual de los centros de trabajos públicos y privados. Es el más maduro y el más utilizado, y solo hay que pasear algunos edificios públicos para poder detectar estas máquinas. Suelen introducirse en empresas de más de 20 trabajadores, ya que las empresas grandes disponer de otros servicios.

Los productos más innovadores

Estamos acostumbrados a ver máquinas de vending que ofrecen bebidas calientes y frías, así como snacks. De hecho, estas tres categorías representan el 97,2% de los productos que existen en las máquinas expendedoras en servicio. Por este motivo hay que complementar una oferta variada, en la que se introduzcan productos innovadores.

Una categoría que está empezando a ponerse de moda es la de la comida caliente. Se tienen que tener en cuenta aspectos como la temperatura y el medio en el que se almacena la comida, así como la caducidad. Pero la relación calidad/precio puede ser buena si se ubica en un lugar de tránsito como el centro de una ciudad, en el que la gente que trabaja en oficinas agradece la comida caliente.

También destacan las lavanderías automáticas, que a pesar de rozar un poco el concepto tradicional de vending, son una muy buena oportunidad para invertir en este tipo de negocios. Los costes son bajos, y las inversiones se recuperan con cierta rapidez dependiendo de la ubicación de la lavandería.

En conclusión, el vending sigue más vivo que nunca, y nunca se sabe qué nuevo puede hacer que una máquina agote todas sus existencias rápidamente. Lo que si se sabe es que sigue siendo un modelo de negocio rentable si se detecta un nicho de mercado que cubrir.