Un traductor nativo para aumentar tu red de contactos

Un traductor nativo para aumentar tu red de contactos

Mantener relaciones cordiales con todo el mundo es una de las claves del éxito de una persona o una empresa. Las palabras “respeto”, “afabilidad” y “cortesía” son, desde luego, el abecé para conseguir una buena reputación y hacer una cantidad importante de contactos que, en determinados momentos, pueden venirnos muy bien para llevar a cabo cualquier acción o proyecto.

Ni que decir tiene que las relaciones con el exterior son fundamentales. Conocer y mantener el contacto con personas de diferente nacionalidad es clave para hacernos ver las cosas desde una perspectiva completamente diferente. Si además tenemos trabajos similares, podremos ver cómo las mismas funciones se desempeñan de maneras muy distintas. Eso sí, es fundamental que no nos trabemos a la hora de emplear el idioma correspondiente.

El año pasado, tras las elecciones municipales y autonómicas españolas, fui designado como Concejal de Medio Ambiente en una de las grandes ciudades de nuestro país. Ésta era una vieja aspiración que deseaba con todo mi anhelo, puesto que desde bien joven me han interesado los temas medioambientales y del cuidado de nuestro entorno. Era la hora de llegar a efecto un programa en el que ya había trabajado con anterioridad.

Este programa consistía en establecer relaciones con la ciudad de Ámsterdam, la capital de los Países Bajos. Como se sabe, ésta y otras ciudades europeas, como es el caso de Copenhague, son bien conocidas por el gran uso que los ciudadanos otorgan a su bicicleta, lo que hace que se reduzcan las emisiones contaminantes procedentes de los tubos de escape de los coches. Intentaba conocer de qué modo habían conseguido los holandeses que sus ciudadanos usaran tanto la bicicleta y cómo habían construido tantos kilómetros de carril bici.

El principal problema que tenía para comunicarme con ellos es que no conozco el neerlandés. Era evidente que tendría que usar algún tipo de traductor para ello, y como no me fío en absoluto de los traductores que aparecen por Internet, decidí llamar a una empresa que contara con profesionales dedicados a la traducción de textos. Conocía la web www.traductorjurado.org. Tenía buena fama entre algunos de mis conocidos y por eso les llamé para contarles en qué consistía mi idea.

Me comentaron que por supuesto podría contar con su ayuda y así fue. Antes de enviar la primera carta a mi homólogo de Ámsterdam, un traductor nativo me ayudó de manera pormenorizada con todos los detalles. Fue una ayuda extraordinaria, me ayudó a escribir la carta en un tono cordial y formal, algo fundamental cuando nos relacionamos con nuestros homólogos políticos. Quería despertar interés entre los receptores y esperaba conseguirlo. Ya solo esperaba recibir una respuesta.

El inicio de una gran intercomunicación

Efectivamente, obtuve respuesta. Mi homólogo en Ámsterdam me contestó  mostrándome una buena cantidad de iniciativas que se habían empleado en su ciudad desde hacía varias décadas y que habían conseguido su cometido. Me instó a que cualquier duda se la preguntara y a que siguiéramos hablando para ver cómo evolucionaban las cosas en mi ciudad.

Y eso no fue lo único. Aprovechando que entre nosotros estaba surgiendo una bonita amistad, me preguntó acerca de las técnicas que empleamos en España para promover todo tipo de energías renovables, algo en lo que en España estamos muy al día y que cada vez es algo más importante en nuestras vidas. Le ofrecí información para que intentara ponerla en práctica en Ámsterdam y, gracias a ello, ir construyendo alternativas más sostenibles con el medio ambiente, algo para lo que los dos trabajábamos sin descanso.

Y así es como seguimos trabajando. Gracias a que cuento con la ayuda de un traductor nativo puedo enviar mis cartas para el homólogo neerlandés de Ámsterdam. Y gracias a esto surgen nuevas visiones, nuevas perspectivas, nuevas formas de hacer las cosas. Recibo nuevos conocimientos aportándole a otra persona los míos propios. Es la base de cualquier trato. Y este trato, que tiene que ver con el cuidado del medio ambiente, nos concierne a todos.