Los telares artesanales. Aprende a usarlos

Los telares artesanales. Aprende a usarlos

El telar es una máquina para tejer, de madera o metal, donde se colocan unos hilos paralelos, o urdimbres, que se sujetan a los dos lados para tensarlos, por medio de unas pesas, mediante un mecanismo. Los hilos se suben en grupos o uno a uno, y forman la calada, por la que pasa la trama. El telar puede ser artesanal o industrial.

Los telares artesanales, a su vez, se clasifican en 3 grupos:

  1. Bastidores
  2. Verticales
  3. Horizontales

Los telares industriales, también se clasifican en 3 grupos, según el tipo de tejido a producir:

  1. Planos
  2. Circulares
  3. Triaxiales

Los elementos de un telar de pedal son los siguientes:

  1. Marco de madera
  2. Asiento para el tejedor
  3. Warp beam- let off
  4. Hilos de urdimbre
  5. Haz trasero o platena
  6. Varillas para hacer una calada
  7. Marco de lizo o arnés
  8. Lizo o «el ojo»
  9. Lanzadera con hilo de trama
  10. Calada
  11. Tela completada
  12. Haz de pecho
  13. Batidora con peine de rejilla
  14. Ajuste de batidora
  15. Torno
  16. Pedales
  17. Receptor rodante de tejido

El origen del telar es difícil de aclarar. Según la tradición china, la invención se remonta a la época del Emperador Amarillo. Otros afirman que fue inventado por los indígenas sudamericanos, mientras que para otros, se inventa en Mesopotamia.

El telar de pedal fue inventado en el siglo X, en la temprana Edad Media, por el clérigo escocés William Lee, que inventa el primer telar para medias en 1589.

En 1801, Joseph Marie Jacquard, inventa el telar de Jacquard automático, y una versión del telar mecánico, que fue esencial en la revolución industrial, fue un invento del clérigo inglés Edmund Cartwright en 1784. Un año después se patenta, pero tiene fallos, así que hasta 5 años más tarde, no se presenta la versión definitiva, que sirve de modelo para las siguientes.

Cómo tejer en telar una bufanda

Para hacer una bufanda, lo más recomendable es usar un telar rectangular o bastidor. Pare ello necesitarás:

  1. 1 Telar Rectangular
  2. Estambre o lana (aprox 200-250 gr)
  3. Gancho 0, 00 o de pico

En la actualidad existen telares bastidores en infinidad de establecimientos distintos, desde tiendas especializadas, como mercerías, hasta en los bazares chinos, siendo más recomendable la primera opción, allí puedes comparar entre los diferentes tipos y elegir el que más se adapte a tus necesidades.

También puedes comprar maquinaria textil de ocasión de la mejor calidad en Jorge Sempere S.L, una empresa especializada en la compra – venta de maquinaria textil de segunda mano, usada y de ocasión, que ofrece, además, un servicio de desmontaje, montaje y puesta en marcha de toda la maquinaria, que pasa por estrictos controles de calidad a fin de garantizar su correcto funcionamiento y eficiencia. En su amplio catálogo de maquinaria podrás encontrar todo aquellos que buscas.

Pero volviendo al telar bastidor, consiste en una pieza de madera de 30 cm con una abertura al centro y dos filas de clavos a ambos lados, y se usa para tejer. La técnica es sencilla: el estambre se enreda y se sacan los puntos de cada vuelta. Eso sí, no es un proceso rápido.

Antes de empezar haz un nudo corredizo. Es muy fácil de hacer y de hecho si piensas intentar después tejer con gancho te servirá también para el inicio.

El punto inglés y el punto cruzado, son muy sencillos, y se pueden modificar para lograr hacer el punto en 2 colores o combinar ambos tejidos. Pero el punto cruzado es el que suele venir por defecto en el telar, al ser el más común. Es el típico punto den forma de 8. El punto inglés, es también muy popular y el punto es en zigzag. Para muchos es más fácil que el primero.

Empieza a tejer y no pares hasta que la bufanda no haya alcanzado, al menos, el largo de 1.5 o 2 metros, en función de tus gustos y necesidades. Cuando la bufanda tenga el largo que quieres, has de cerrar la bufanda. Finalmente, coloca unos detallitos, tipo flecos.

Tejer no es difícil, pero requiere paciencia y constancia para terminar la prenda que se empieza. Lo mejor es empezar por una bufanda, ya que es lo más fácil y usar un solo color y punto. Con el tiempo, cuando tengas experiencia, podrás combinar colores y puntos e incluir todo tipo de detalles divertidos. Pero recuerda, que el proceso es lento.