Las pymes recurrieron a los asesores para mantenerse durante la pandemia

Cuando se ha tenido una crisis económica o de cualquier otro tipo en alguna sociedad y ya hemos conseguido resolverla, tenemos la necesidad de analizar cómo hemos conseguido hacerlo y qué tipo de avances se han producido en este periodo de tiempo. No cabe duda de que lo bueno de las crisis es que nos permiten descubrir nuevas fórmulas para hacer frente a situaciones complicadas y que de eso se puede extraer una serie de ventajas.

Cuando se ha tenido una crisis económica o de cualquier otro tipo en alguna sociedad y ya hemos conseguido resolverla, tenemos la necesidad de analizar cómo hemos conseguido hacerlo y qué tipo de avances se han producido en este periodo de tiempo. No cabe duda de que lo bueno de las crisis es que nos permiten descubrir nuevas fórmulas para hacer frente a situaciones complicadas y que de eso se puede extraer una serie de ventajas. Desde luego, esto es importante y debemos tener siempre en consideración la cantidad de cosas que podemos conseguir gracias a esos avances desarrollados en tiempos difíciles.

La situación más complicada a la que hemos tenido que hacer frente en los últimos tiempos, como seguro que compartís con nosotros, ha sido la que tiene que ver con la pandemia. Ha sido mucho más que una situación complicada a nivel económico, tal y como sucedió durante la crisis comenzada en el año 2007. Ha sido algo muy difícil desde el punto de vista de la salud. Han sido muchas las personas que se han contagiado como consecuencia del virus y muchas las que han fallecido por culpa de él.

Las empresas, eso sí, han sufrido muchas de las consecuencias que han tenido que ver con el virus. En primera instancia, durante estos dos años sus plantillas se han visto sometidas al peligro o riesgo de contagio, con lo que eso supone en términos de productividad. En segundo lugar, han visto cómo las restricciones que las autoridades se vieron obligadas a interponer para frenar el aumento de casos impidió un crecimiento económico durante los años 2020 y 2021. Más bien, la situación fue la contraria: la de un desastre absoluto y que condujo a millones de empresas a las puertas de la ruina.

Además de todo lo que hemos comentado hasta ahora, hay que añadir el hecho de que, durante este tiempo, y teniendo en cuenta la situación tan extraña que han tenido que asumir las empresas durante los dos últimos años, ha sido necesario adaptarse a la legislación express que se ha ido generando a medida que han ido produciéndose necesidades para la sociedad. Y eso ha requerido que muchas empresas hayan tenido la necesidad de apoyarse en asesores de todo tipo para adaptarse a esas legislaciones express. Si no hubiese sido así, los problemas habrían venido solos.

Son muchas las pequeñas y medianas empresas que han tenido que recurrir a asesores para adaptarse a la realidad propiciada por la pandemia. Según nos han indicado desde Luygo, los campos en los que las empresas han necesitado más ayuda han sido los ámbitos laboral, fiscal y contable. Y es que buena parte de las pequeñas empresas no puede contar con un departamento propio que se pueda encargar de este tipo de temas, lo que obliga a una buena cantidad de entidades a externalizar estos servicios para no dedicarles demasiado tiempo y olvidar el trabajo por el que nos ganamos la vida.

Se recupera el número de pymes en España 

Una de las consecuencias de la pandemia en España es que se cerraron una gran cantidad de empresas, casi todas de un tamaño pequeño o mediano. Ahora, después de que hayan caído todas las restricciones ocasionadas por el coronavirus, estamos viendo cómo mejoran poco a poco los registros en el número de esas entidades. Es una buena noticia que así sea y esperamos que este crecimiento no se vea afectado por los problemas que venimos teniendo últimamente y que tienen que ver con el incremento general de precios ocasionado por la guerra de Ucrania.

Según una noticia que vio la luz en la página web del diario El Economista, en el mes de mayo de este mismo año ya se había recuperado el número de pequeñas y medianas empresas que existían antes de la pandemia. El problema es que todavía no están creciendo tanto esas empresas como las grandes. Las grandes entidades crecen en un 5% mientras que las más humildes lo están haciendo en un 0’4%. Sin embargo, no queremos cerrar esta noticia sin un buen dato, el que indicaba que el 68% de las pymes tenía previsto contratar en este año.

Estamos seguros de que la economía se va a recuperar por completo. Estamos encadenando varios malos momentos en los cuales está siendo complicado salir adelante, eso es cierto, pero estamos convencidos de que las entidades de este país van a salir adelante gracias a esa adaptación que hemos comentado más arriba de las empresas con respecto a las necesidades de la sociedad actual. España es un país en el que el emprendimiento tiene un papel clave y en el que ese emprendimiento se va a ver reforzado en los próximos tiempos.

 

Artículos relacionados