La moda infantil, a la cabeza de la rentabilidad en el sector

La moda infantil, a la cabeza de la rentabilidad en el sector

La moda ha sido siempre un asunto que ha interesado, y mucho, a los españoles y españolas. No cabe la menor duda de que ir a la última es una de las prioridades que consideramos más esenciales para tratar de destacar en una sociedad que, en la actualidad, valora mucho más la imagen personal que se desprende de nosotros y nosotras que cualquier otra cuestión. Desde luego, resulta evidente que la ropa es un elemento imprescindible para lograr esa imagen y ese es precisamente el motivo por el que, de vez en cuando, acudimos a alguna tienda o a Internet para hacernos con alguna prenda.

En el caso de los niños y niñas pequeñas, la situación es la misma. También ellos y ellas necesitan ir a la última. Ni que decir tiene que la imagen de un niño pequeño redunda en la de sus padres, por lo que es necesario que disponga de una ropa que también le permita ir a la última y que, por supuesto, haga posible que se sienta con la comodidad suficiente tanto a la hora de estar en el colegio como en la de permanecer en casa.

Teniendo en cuenta lo que hemos comentado hasta ahora, huelga decir que la moda infantil se ha convertido en un negocio de lo más interesante en los tiempos que corren. Las familias cada vez destinan más recursos a este tipo de necesidad porque habilita la comodidad y el bienestar de los más pequeños de la casa. Y, en eso, nadie suele escatimar. Es evidente que, para las familias, los más pequeños son los primeros en recibir lo que necesitan y que, en caso de tener que apretarnos el cinturón, lo hacemos con nuestras propias necesidades en lugar de con las de ellos.

En un blog conocido como Trastadas de Mamá existe un post dedicado a una pregunta que es imprescindible una vez llegados a este punto: ¿cuánta ropa necesita un niño? Es evidente que la respuesta puede variar en función de la familia a la que preguntemos. Solo tenemos que echar un vistazo a los comentarios que aparecen debajo del artículo. Pero lo que está claro es que debemos disponer de la suficiente ropa para el menor… sobre todo teniendo en cuenta que éste se ensucia con facilidad y que hay que tener siempre un repuesto a mano para evitar que esa suciedad conviva con él durante muchas horas.

El número de prendas de las que ha de disponer el pequeño o la pequeña también depende del número de looks que los padres y madres quieran otorgarle. En una noticia publicada en la página web Ser Padres, se hace referencia a un total de 15 looks que comprenden prendas diferentes y que son adecuados para situaciones que pueden ser diferentes. Y es que hay que tener en cuenta que no es lo mismo, en términos de moda, acudir al colegio, quedarse en casa o salir a dar una vuelta al parque.

Está claro que, a día de hoy, los niños y niñas pequeñas tienen más ropa que nunca ya que sus padres y madres desean garantizar su comodidad y, por otro lado, su imagen. Eso es lo que hace que el sector dedicado a la moda infantil haya ganado tanto peso en los últimos años en España, algo que nos han confirmado recientemente los profesionales de Grupo Reprepol. Y es que las familias no escatiman prácticamente en ningún momento en lo que tiene que ver con la ropa de sus integrantes más jóvenes. Eso, para este sector, es lo que marca la diferencia y la rentabilidad.

Una tendencia que seguirá vigente en los próximos años

En este sector están de enhorabuena y no es para menos. Y es que no solo los datos del presente son extraordinarios sino que, además, todo hace indicar que van a seguir siendo muy positivos de cara a los próximos años. De hecho, lo único que puede resultar preocupante para una actividad como de la que venimos hablando es el hecho de que la natalidad es cada vez más baja en nuestro país, algo que podría redundar en el futuro en el volumen de negocio.

Estamos seguros de que la moda infantil vive su particular Edad de Oro. Y no es para menos. Son muchas las tiendas que han mejorado sus registros en lo que guarda relación con la venta de este tipo de ropa y, para muchas de ellas, esta venta es la que está salvando un año tan difícil como lo está siendo el 2020. No nos cabe la menor duda de que las cosas irán a mejor en los próximos meses hablando en términos generales, pero tampoco dudamos de que la ropa infantil, tal y como sucede ahora, seguirá estando al pie del cañón.