El mobiliario en hospitales y centros sanitarios

Acudir a un centro sanitario por la razón que sea, no tiene que resultar incomodo. Desde hace ya unos cuantos años, visitar un hospital ya no resulta tan frio y desolador como en el siglo pasado. Seguro que muchos todavía guardan en su memoria, esas frías salas de hospital, esos quirófanos que infundaban temor con sus acabados verdes en la pared y esas lámparas que te cegaban. Inclusive las consultas del dentista, han dejado de parecer la sala de espera del infierno.

Desde Danvimet, expertos en mobiliario clínico y hospitalario así como en estos carros de acero inoxidable para hostelería, nos han mostrado la evolución que han sufrido todo lo referente a las instalaciones sanitarias. La frialdad ha dejado paso a la comodidad y eficiencia de todo lo que concierne a las instalaciones, material y equipamiento.

El diseño de las clínicas, hospitales, equipo y mobiliario hospitalario, es un asunto complicado, por la diversidad de aspectos que deben contemplarse. Desde la eficiencia en su funcionamiento y funcionalidad hasta la comodidad para el paciente, la seguridad de los mismos y la facilidad de movimientos que permita para desplazarlos por las mismas instalaciones en caso de necesidad. Así como la durabilidad que presente todo el mobiliario y equipamiento, su mantenimiento, lo concerniente a la higiene y limpieza y otros tantos factores más.

Como es sabido, son muy diversos los tipos de establecimientos dedicados a la salud. En muchos casos, se trata de pequeños consultorios que constan solo con recepción y consulta, pero en otros, como los hospitales, hay que contar con un buen diseño para el mejor desarrollo de todas las actividades que se desempeñan en el centro.

Importancia del diseño de los espacios y equipamiento

Uno de los primeros factores a tener en cuenta antes de diseñar y equipar cualquier instalación en la que se van a ofrecer servicios médicos o sanitarios, es conocer la demanda del servicio en cuestión dentro de la zona.

Como es más que obvio, en todas partes, existe una sobre demanda de servicios médicos, razón por la que el diseño y la construcción de los espacios debe ofrecer una excelente funcionalidad, eficiencia, durabilidad, precisión, etc. Esto es igualmente aplicable al equipamiento con el que va a contar la instalación.

Tanto la construcción como el equipamiento y mobiliario, tiene que contar con un estilo especifico para que los pacientes se sientan cómodos y seguros en todos los sentidos.

Cuando alguien acude a un centro médico, lo más normal es que no se encuentre en perfectas condiciones. Acude al hospital en busca de atenciones y cuidados que solo allí, les pueden ofrecer. Por lo tanto, una vez que el paciente, pone un pie dentro de la clínica u hospital, debe sentirse acogida, cómoda y segura.

Las instalaciones, influyen notablemente en lo que la imagen del centro sanitario, quiere proyectar ante sus pacientes. Como es lógico, estos, necesitan sentir que, en el hospital, la higiene es absoluta, encontrar una buena iluminación y facilidades para moverse por el centro. La atmósfera que se debe crear es de respeto a la dignidad y privacidad del paciente, así como de armonía entre el personal que en él trabaja.

A la hora de diseñar estos espacios, no solo hay que tener en cuenta a los pacientes, el personal que en el va a trabajar, debe ser muy tenido en cuenta. Crear ambientes en donde apetezca trabajar y el desempeño de las funciones propias de cada puesto, sea funcional y cómodo.

Tanto para lograr el máximo confort en los pacientes como para facilitar la labor de los sanitarios, se trabaja de forma constante en la mejor manera de proveer a los centros del equipamiento y mobiliario más adecuado.

El equipamiento de un centro hospitalario, no se limita a las camas y a las camillas. Mesas, sillas, mesas de exploración, lavamanos, aparatos de todo tipo… los equipos hospitalarios, se diseñan para facilitar su uso y desplazamiento dentro del recinto. Así como que pueda limpiarse convenientemente y con facilidad.

Minimalismo puede ser la palabra que caracterice la necesidad del mobiliario hospitalario. Todo debe ser simplificado pero eficiente. Las grandes innovaciones que se han llevado a cabo en lo que, al diseño de aparatos y espacios en la rama sanitaria, cuenta con muchas posibilidades que aúnan, eficiencia e integración de las unidades y equipos.

Esto proporciona grandes ventajas, pues se aprovechan los espacios, la iluminación y suministros como los gases, aire acondicionado, agua, drenaje, etc. De este modo, la organización, los accesos y la comodidad, aumentan.

De que consta el equipamiento hospitalario

Los equipos hospitalarios cuentan con su propia clasificación. Es tal la diversidad de equipos que hay que establecer una clasificación para conocer su función. Desde el equipo quirúrgico al de diagnóstico, existe una amplia variedad de equipamiento.

En lo que a mobiliario se refiere, cada tipo del mismo, debe adaptarse a su propósito. No es lo mismo el mobiliario destinado a una farmacia que el de un hospital. Ambos están relacionados con la salud, pero cada uno, tiene una finalidad. Con el mobiliario, sucede lo mismo.

La característica común a todo tipo de mobiliario, es que debe ser fabricado en un material resistente, robusto y duradero. Debe requerir el menor mantenimiento posible y, especialmente en este sector, debe permitir una fácil limpieza e higienización.

Dado que el paciente es lo primordial, el equipamiento debe orientarse hacia la comodidad del mismo y a la eficiencia del profesional. Tanto en las zonas de paso como en las consultas, salas de espera, quirófanos, habitaciones, vestuarios de personal, etc., existe mobiliario indispensable que ha de contar con una serie de características concretas.

Existen algunas diferencias a la hora de definir el mobiliario para una clínica, consultorio u hospital, pero los diseños y modelos son los mismos en cualquiera de los casos. Las opciones son numerosas y siempre se adaptan a las necesidades de cada tipo de centro sanitario.

La elección de los muebles que van a estar en contacto directo con los pacientes (camillas, sillas, colchones, etc.) hay que contar con muebles que se fabriquen e instalen en cumplimiento de todas las normativas de calidad relativas a los mismos.

Para el caso de los mostradores, donde siempre se atiende a los pacientes, deben contar con líneas rectas, transmitir luminosidad, claridad y sobre todo, limpieza. Los más usados son lacados o metálicos.

En cuanto a las puertas, deben ser seguras y a la vez, permitir un fácil acceso. Abatibles o correderas son muy útiles para no tener que abrir y cerrar cada vez que se utilicen.

Otro aspecto muy importante, es el suelo. Deben estar revestidos por materiales sencillos y fáciles de limpiar y desinfectar sin que aparezcan marcas o se deterioren por el exceso de limpieza al que van a someterse.

Entre los elementos básicos e indispensables para que se cumplan los objetivos de comodidad y funcionalidad, encontramos: asientos para el médico, paciente y acompañante; asientos para la exploración, banqueta alta, báscula, mesa de exploración, etc.

Igualmente, existe un mobiliario específico para mantener el orden. Puede que muchos no se lo planteen, pero si, los centros sanitarios cuentan con almacenes. En ellos, la correcta gestión del stock es fundamental. Para que el control del stock pueda llevarse de forma adecuada, hay que contar con una buena organización.

Es inimaginable, la cantidad de material que ha de guardarse en los almacenes. Así como en las salas de curas, pre-quirófanos y farmacia. Para lograr un buen control y tener una buena organización, existen una gran variedad de estanterías metálicas e incluso cámaras frigoríficas.

Uno de los materiales por excelencia para la fabricación del mobiliario hospitalario, es el acero inoxidable. Afortunadamente, los tiempos han cambiado y aun siendo el material de elección, los acabados son justo lo que se pretende: cómodos y funcionales.

 

Compartir:

Mas artículos

Artículos relacionados