Verdades sobre el blanqueamiento dental

Existen cada vez más productos que se venden como blanqueadores, pero no todos tienen la misma eficacia.

Si nos encontramos en la situación de que tenemos una higiene dental básica y hemos conseguido evitar que nuestros dientes se rompan o pierdan gracias a los tratamientos odontológicos como pueden ser los implantes, uno de los procedimientos que más vemos en la actualidad es el blanqueamiento dental.

A todos nos gusta que nuestros dientes luzcan bien, pero esto también nos lleva a que tengamos que realizar una serie de medidas que no siempre son las mejoras. Para tener la certeza, lo mejor es acudir a una clínica dental especializada como por ejemplo Caredental Albacete. Los profesionales son los que realmente te pueden dar los mejores consejos para que luzcas esa sonrisa que buscas.

Blanqueamiento dental, las verdades

La totalidad de los tratamientos profesionales que suelen dispensarse en las clínicas odontológicas suelen funcionar estupendamente. A nivel de uso, las dos soluciones más populares son el peróxido de carbamida y el de hidrógeno. Los dos tienen un efecto parecido, aunque la carbamida tiene una actuación más lenta.

Los dos tipos de blanqueamiento se basan en la acción de un gel, que en varias concentraciones penetra en el diente, el cual es poroso y que se va liberando su contenido poco a poco en el interior.

Lo cierto es que no todas las personas tienen la misma respuesta ante un blanqueamiento dental, por lo que la eficacia depende de nuestra propia biología.

Algo de lo que hay que hablar es de que el blanqueamiento dental suele producir una sensibilidad dental mayor en cuanto se aplica, pero es reversible y a los pocos días de no usar este gel blanqueador, podemos ver como desaparece esta sensibilidad. Igualmente, no estamos ante un proceso abrasivo, por lo que ni va a afectar a la estructura de los dientes ni veremos como nuestra dentadura se debilita.

Cuando se pone la persona en tratamiento, los consejos de los especialistas aconsejan bajar el consumo de alimentos y bebidas con colorantes, caso del café o té negro, ya que lo que se gana con el blanqueador, podemos perderlo con estos colorantes.

El color que se obtenga mediante el blanqueamiento dental, se mantiene por un tiempo que suele oscilar entre un año y tres años, pero también es cierto que los dentistas a veces recomiendan que se produzca una sesión en la clínica o incluso en el hogar como refuerzo anual.

Realmente todos podemos tratarnos con un blanqueador profesional, pero lo mejor es evitarlo en algunos casos, como con los niños menores de 15 años que tengan el esmalte sin estar completamente formado, las mujeres embarazadas, personas con enfermedades periodontales, etc.

Clases de blanqueamiento dental

Vamos a ver los tipos de blanqueamiento dental que existen. Así vas a poder saber las variadas técnicas que pueden ayudarte a tener esa sonrisa blanca que deseas.

  • Fotoactivación: esta se realiza en una clínica odontológica. Suele ser un blanqueamiento rápido donde los efectos se ven desde la primera sesión, pudiendo tener un aclarado de hasta 8 tonalidades. Lo que se hace en estos casos es colocar una funda que es la encargada de proteger las encías, lengua y paladar para después aplicar un gel blanqueante que es activado gracias a la luz LED para así poder conseguir el efecto que se busca.
  • Blanqueamiento en casa con gel: blanqueamiento que podemos hacer en casa, pero con la supervisión de un odontólogo. Para ello se usan férulas de plástico personales en las que se aplica un gel blanqueador según las indicaciones que del dentista en cuestión.
  • Blanqueamiento mixto: combinación de los dos de los que hemos hablado anteriormente. Cuando se hace un blanqueamiento en la clínica y otro en casa, se hace un aclarado de hasta 10 tonos con una mayor duración en los resultados.
  • Blanqueamiento interno: es un blanqueamiento especial que se produce en situaciones concretas donde el diente lo que hace es perder color por alguna determinada causa. En varias sesiones en la clínica se produce un blanqueamiento interno encargado de devolver el color para que así tengan todos idéntica tonalidad.

Como puedes ver, las soluciones actualmente son bastantes, solo tienes que elegir una buena clínica y disfrutar del nuevo aspecto que tendrán tus dientes.