Profesionales, serviciales y sostenibles, así son las empresas más respetadas hoy

Por buenas prácticas medioambientales se entiende el conjunto de acciones destinadas a reducir al máximo el impacto del ser humano sobre la naturaleza,  para conseguir un equilibrio entre el crecimiento poblacional y el uso racional de los recursos, a fin de conservar y proteger el medio ambiente.

De esta forma se establecen una serie de pautas o normas de actuación, una guía de buenas prácticas medioambientales, cuya implantación debe ser asumida por la empresa mediante su aplicación. Como resultado se conseguirá:

  • Reducir el consumo y el coste de los recursos agua, energía, etc…
  • Disminuir la cantidad de emisiones y residuos, facilitando, en su caso, su reutilización
  • Alcanzar la excelencia empresarial.

A día de hoy sabemos que no todas las empresas son igualmente sostenibles, que las hay con conciencia, pero también existen un montón de organizaciones que carecen totalmente de ella, y no les importa lo más mínimo seguir contaminando y consumiendo recursos sin ton ni son. Y es aquí, donde nosotr@s como consumidor@s deberíamos plantarnos, y exigirles la implantación de un sistema de Buenas Prácticas medioambientales, boicoteando incluso a esas empresas si es necesario, la presión social puede ser un arma muy poderosa para hacer frente a estas compañías sin escrúpulos. Hasta la barra más fuerte se doblega como un alfiler con una presión constante.

Y en este contexto podemos destacan empresas como Gadeslimp S.L, empresa de limpieza en  Cádiz, con una filosofía fundamentada en la consecución de un equipo humano que, con la ayuda de los medios técnicos más adecuados, y llevando a cabo unas prácticas respetuosas con el medio ambiente, satisfaga las expectativas del cliente en todo momento. Esta política de Gestión de la Calidad y el Medio ambiente partirá de los siguientes principios básicos: Diseñar, implantar, mantener y mejorar un Sistema Integrado de Gestión de la Calidad y el Medio Ambiente, según las normas internacionales ISO 9001:2008 e ISO 14001:2004. Así, hacen un uso racional de los recursos naturales, materias primas y energía, durante el desarrollo de las distintas fases del tratamiento de superficies, adoptando  las medidas necesarias para prevenir la contaminación, evaluando por anticipado las repercusiones sobre el medio ambiente de las actividades y adoptando las medidas preventivas al respecto. De la misma manera intentan transmitir y difundir esta política a todos los agentes implicados en el proceso, trabajadores, proveedores, contratistas, etc…

Buenas prácticas medioambientales en el sector del mantenimiento y reparaciones

A fin de desarrollar su actividad de manera eficaz, pero al mismo respetando el medioambiente, se establecen una serie de medidas en este sector, con el objeto de reducir la contaminación, disminuir el uso de recursos y minimizar el impacto medioambiental. Así tenemos que, para unas prácticas sostenibles, la empresa debe:

  • Desconectar los motores de la maquinaria utilizada cuando se estén usando
  • Mantener la maquinaria en buen estado, lo que contribuye al ahorro energético.
  • Reutilizar todos los envases para la retirada del personal de la empresa.
  • Depositar el papel en contenedores para reciclar.
  • Pedir siempre información relativa al producto que vas a utilizar, tanto la ficha de seguridad como las instrucciones de uso.
  • Estar al corriente de los productos químicos que se están empleando, ya que algunos podrían ser nocivos.
  • Evitar siempre derramar productos peligrosos, y en caso de ser así, comunicarlo inmediatamente a la organización.
  • Usar siempre que sea necesario los equipos de protección individual: guantes, mascarillas, gafas y cascos
  • No fumar cerca de productos inflamables
  • En caso de accidente por contacto con producto químico lavar abundantemente con agua los ojos y extremidades y ponerse en contacto inmediatamente con la organización facilitando el nombre del producto.