Formación profesional continua. Generando valor añadido

Hoy, no es suficiente con estar en posesión de una carrera universitaria. El mundo avanza a pasos agigantados y todo conocimiento, al poco, queda obsoleto. Es por esto, que las empresas buscan la actualización constante de su plantilla. Y es que han de poder dar respuesta a las necesidades concretas del momento. La formación profesional continua se presenta como la solución perfecta para mejorar los conocimientos, capacidades y competencias de los trabajadores y trabajadoras. De esta forma, la empresa siempre está creando valor añadido.

Pero, ¿Qué es la formación continua?

Pues bien, consiste en una modalidad de formación compuesta por programas, tanto teóricos como prácticos, o cursos de aprendizaje especializados en algo concreto. Y aunque aquí nos centraremos únicamente en la formación continua en el ámbito de la empresa, no sólo se limita a éste, sino que todas aquellas personas interesadas en aprender y aumentar sus conocimientos, para mejorar laboralmente o por cualquier otra circunstancia, y en este caso se llama formación profesional ocupacional.

¿Cuáles son los objetivos de la formación continua?

La formación profesional continua, además de dar respuesta a las necesidades específicas de una organización aumentando los conocimientos y capacidades de los empleados y empleadas, favorece la adaptación al cambio y la mejora continua de las empresas,  y por lo tanto, su sistema de calidad. Pero todavía hay más. La formación continua ofrece las herramientas necesarias para familiarizarse en el manejo de las nuevas tecnologías, que proporcionan nuevas herramientas y nuevas formas de trabajar. Así, el personal siempre estará actualizado.

Toda la organización se ve beneficiada, ya que, por un lado favorece el crecimiento de la empresa, mientras que por otro tiene un componente motivador, que facilita el desarrollo personal y profesional de los empleados.

Análisis, diseño y evaluación de las necesidades de formación

Llegados a este punto, la pregunta es, ¿conocemos las necesidades formativas de nuestra organización?

El equipo de Recursos Humanos será el encargado de averiguar las necesidades de formación en el interior de la empresa, valorar los diferentes perfiles profesionales y motivar al personal. Y así, Facthum, Evaluación de necesidades formativas, diseña y evalúa los planes de formación, implantando acciones formativas y ofreciendo soluciones formativas sobre el canal más adecuado para sus clientes, pudiendo ser: Intervenciones Presenciales, E-learning y Blended-Learning. El diseño e implantación de formación a través de canales tecnológicos se realiza a través de dos equipos especializados que se construyen para cada proyecto. El equipo de implantación integra consultores de su División de Formación y de su División de Tecnología, coordinados por un jefe de proyecto que lidera la intervención desde la perspectiva pedagógica

Un análisis de las necesidades de formación consiste en identifica los problemas, actuales o potenciales, que afectan a la organización, y que son susceptibles de solución mediante un plan de formación específico.

¿Cómo sabemos que nos encontramos ante una situación de necesidad de formación?

Para averiguar si nos encontramos ante una situación de necesidad de formación, primero hay que calcular la diferencia entre los conocimientos, habilidades y competencias requeridas para el desarrollo correcto de la actividad empresarial, y las que realmente poseenlos trabajadores y trabajadoras de la organización.

Las necesidades de formación surgen a partir de una necesidad dentro de la empresa o causa interna, o bien por causas ajenas a la misma, o causa externa.

¿Qué significa causa externa a la organización?

Se habla de causa ajena a la empresa cuando se producen una serie de cambios que afectan al entorno general de la organización: legislativos, tecnológicos, logísticos, organizativos, laborales, socio-culturales, etc…

No dejes que tu empresa se quede atrás. Actualízate…