Extintores, un sector al alza

Nadie puede poner en duda la importancia que tiene los extintores en la protección contra incendios. Ahora mismo los extintores son el elemento de protección del sector; en cualquier lugar público, edificio oficial, empresa, fábrica, supermercado, parking, etcétera tenemos a la vista un aparato extintor, que nos da seguridad. Un sector que en los últimos años ha tenido una gran evolución.

Si desgraciadamente surge un fuego, lo primero es no perder el control, hay que disponer siempre a mano de un elemento útil y de fácil uso para apagarlo antes de que se convierta en un incendio de mayores características. Los extintores han ido evolucionando en su diseño, fabricación y características para adaptarse a las nuevas necesidades, y quizás la revolución más significativa en este sector en los últimos tiempos ha sido la entrada con fuerza en el mercado de los nuevos extintores de espuma.

Extintor de aire

Este modelo combate los incendios mediante la formación de burbujas llenas de aire formadas de soluciones acuosas y es de más baja densidad que los líquidos inflamables. Al ser más liviana que los líquidos inflamables o combustibles, flota sobre éstos, produciendo una capa llamada manta o manto de espuma. Evita o extingue el incendio por exclusión de aire y posterior enfriamiento del combustible. También evita la reignición y tiene la propiedad de adherirse a las superficies, lo que proporciona un grado de protección a la exposición de incendios adyacentes.

Extintor CO2

También son muy curiosos los de Co2, el famoso dióxido de carbono. Se trata de un gas incombustible y no comburente. El CO2 no es conductor, además es un agente extintor limpio que puede ser utilizado en instalaciones con tensión eléctrica. Estos extintores presentan buenas propiedades de extinción ante fuegos de líquidos y sólidos licuables, clase B (hidrocarburos, productos químicos, materiales plásticos). Estos extintores se utilizan para fuegos en cocinas, laboratorios, oficinas y máquinas de precisión. En fuegos de origen eléctrico, el CO2 no es conductor de la electricidad y por tanto es especialmente recomendable para todos los fuegos en presencia de un conductor sometido a tensión: transformadores, centrales telefónicas, cuadros eléctricos, ordenadores, motores, etc…

Fuegos en las cocinas

No hay que olvidar que muchos fuegos se originan en la cocina. Para eso se han creado extintores del modelo CROCADE-S. Es un sistema automático y manual, que tiene por objeto la extinción de fuegos que se puedan producir en las cocinas industriales. Especialmente diseñado para la extinción de fuego producido por la auto ignición del aceite de cocina.

Ahora bien, serán las ingenierías y los técnicos de seguridad y PCI de las propiedades de las instalaciones quienes tendrán que evaluar la conveniencia del uso de uno u otro tipo de extintor. En base sobre todo a la seguridad del personal y al valor de los equipos y mercancías a proteger. Lo mejor es ponerse en manos de empresas profesionales como Balsamar, que ofrece su experiencia en seguridad de más de 23 años, para realizar instalaciones fijas y proyectos de seguridad. Ellos optimizan el tiempo de la instalación, y garantizan un buen servicio de mantenimiento de extintores portátiles, instalaciones fijas de CO2 y FM200 y equipos de respiración autónoma.