Encontrar trabajo depende del color de tu ropa

Encontrar trabajo depende del color de tu ropa

Las noticias pronostican que este dos mil dieciocho va a ser un año en el que encontrar trabajo va a ser algo sencillo, pero la realidad dista mucho de estas previsiones. Existen dos sectores de la sociedad que siguen sufriendo mucho para encontrar trabajo. Por un lado tenemos a los jóvenes, y por otro a los mayores de cuarenta años.

Encontrar trabajo se ha convertido algo así como un viaje por Jumanji, sobre todo hoy en día que las condiciones laborales no te permiten hacer alardes de grandeza. Y esto es debido a la reforma laboral, que ha propiciado los contratos temporales y la facilidad del despido, cosa que hoy solo mencionamos.

Pero la realidad es que cuando contactan contigo para tener una entrevista de trabajo empieza a correr el sudor frío por la nuca y la espalda. Existe mucho miedo a las entrevistas laborales, y este te hace bloquearte en muchas situaciones, lo que no es nada bueno, ya que puedes dar una imagen que no se adapta a ti.

Para caer bien desde el primer momento es necesario vestir con una indumentaria adecuada para la ocasión. Vestir de igual manera siempre no es adecuado, ya que hay que seguir la regla de adaptar tu currículum y tu apariencia según las características de la empresa. Aquí os dejamos una pequeña guía sobre los colores que deberías llevar a una entrevista de trabajo.

Los colores que debes evitar dependiendo de la ocasión

En primer lugar, el negro puede distanciarte del entrevistador. Muchas veces los candidatos a un puesto de trabajo piensan que ir vestidos de negro es sinónimo de éxito. Sin embargo, este color transmite una excesiva formalidad. Si eres hombre y vistes de este color puedes crear una distancia excesiva con la persona que te entrevista. Si no quieres caer en este alejamiento será mejor que vistas de azul marino. Si eres mujer y llevas el color negro muy cerca de la cara conseguirás el mismo efecto, distanciándote de tu entrevistador. Opta por llevar este color mejor en pantalones y faldas.

En segundo lugar, los colores hielo y los tonos pastel transmiten inseguridad. Los colores hielo y los colores pastel te darán una imagen muy aniñada, una dulzura muy especial. Si optas a un trabajo como ejecutivo de ventas o a un puesto de dirección dar esa imagen aniñada puede ser contraproducente. Utilizando estos colores no transmitirás la imagen de fuerza y seguridad necesaria para un trabajo como al que optas.

En tercer lugar, evita el rojo, el naranja y el fucsia en situaciones delicadas. Si vas a tener una reunión con tu jefe y es una persona que se altera con bastante facilidad procura no utilizar los colores rojos, naranjas o fucsias. El rojo es el tono de la fuerza, del ímpetu. Es bueno utilizarlo los días en los que necesitas energía. Sin embargo, si tienes que hablar de un tema delicado, mejor evítalo.

En cuarto lugar, si optas a un puesto de cara al público, no vistas de azul. El azul es un color relajante. Los tonos cielo pueden darte una cierta calma. El problema es que son colores fríos. Evítalos si optas a un trabajo en el que tengas que mostrarte como una persona alegre y dicharachera. Por ejemplo, si tu candidatura es para un puesto de cara al público, mejor no vistas de azul.

En quinto lugar, utiliza el verde si quieres dar una imagen de proximidad. La mejor alternativa al azul es el verde. Este color relaja y da una sensación de calma y armonía. El verde da una imagen de persona estable. Además, no es tan frío como el azul. Con este color transmitirás una imagen de proximidad y de accesibilidad. Ten cuidado si te has quemado tomando el sol porque el verde junto al rojo potenciará este último tono.

En sexto lugar, los colores tierra pueden dar una imagen de persona clásica y aburrida. Ten cuidado con estos colores porque puedes dar la sensación de ser una persona muy clásica y algo aburrida, y esto no beneficia en puestos en los que se requiere apertura de mente y creatividad.

Por último, los morados inspiran relajación. Estos colores pueden inspirar mucha relajación y con la riqueza. Ten cuidado porque es el tono que se asocia con la Semana Santa y quizás no quieras dar una imagen demasiado religiosa de ti mismo. Esto será importante si sabes que la empresa está alejada de la religión.

Como vemos, estas recomendaciones también se pueden aplicar para elegir el vestuario de trabajo. Para ello podemos contar con empresas como Sregalo, una empresa con más de 25 años de experiencia en el sector de la fabricación y comercialización de artículos publicitarios, lo que le ha permitido ser un referente nacional.